miércoles, 9 de noviembre de 2011

Pepu y la educación


Hace unos días, en concreto el 4 de noviembre, me sorprendió leer una breve entrevista a Pepu Hernández en El País. En ella, Pepu, el entrenador que consiguió que en 2006 el equipo español de baloncesto se proclamara campeón del mundo - antes que el de fútbol, quiero señalar - explica que para él la mayor inversión de un Gobierno, el que sea, debería ser en educación.
Es lógico que exprese estos deseos un hombre que prácticamente toda su vida deportiva la ha dedicado al Estudiantes. Un club que, como me recuerdan muuuchas veces sus aficionados, - a los que yo no pertenezco, también quería destacar - piensa en "Formar antes que ganar".
El Estudiantes surge de un instituto, el Ramiro de Maetzu, personaje que fue miembro de la Generación del 98. Este instituto, en plena calle Serrano, es público. La enseñanza pública cuenta con él en sus filas. Os invito a qué visitéis su página web aquí y a que leáis su historia que es la mar de interesante.
Con esto querría señalar que el que ha estado dentro de un sistema de educación público, en el que se ofrece a todo el mundo la posibilidad de llegar lo más lejos posible según su esfuerzo, tiene clarísimo que la educación es lo primero.
Si invertimos en educación no solo seremos más sabios, estaremos mejor formados, seremos más críticos y más respetuosos, también invertiremos en el futuro. En vuestro futuro, que es el nuestro.
Aquel septiembre de 2006 nunca lo olvidaré porque acababa de ser madre por primera vez hacía quince días. Siempre he pensado que fue el mejor regalo de bienvenida que le hicieron a mi hija: ganar un mundial con esfuerzo y talento. Pero, sobre todo, animados, apoyados y guiados por un hombre con un grandísimo corazón: Pepu Hernández.
Coincido plenamente con él en sus manifestaciones y lo único de lo que me arrepiento es de que no se siga su espíritu de trabajo en el Real Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada