lunes, 12 de marzo de 2012

Te regalo mi placer: Frederick

Mi último placer, sorprendentemente, ha sido un libro infantil, con ideas más consolidadas que cualquier libro adulto.
Mi hija mayor trajo a casa Fréderick de Leo Lionni. Lo primero que pensé fue: "¡Qué dibujos más raros y simples". Pero, también pensé: "¡Qué amapola tan roja y brillante!" Y así es Fréderick. En principio piensas en su simpleza, pero en el fondo, el dibujo se identifica plenamente con la historia que cuenta. Fréderick tiene oculta un alma brillante y cálida, como su amapola de la portada.
Fréderick, toma el papel del primer hombre narrador cavernario, y se une a sus hermanos para recoger comida para pasar el invierno en una cueva. Pero Fréderick no recoge semillas, restos de fruta, maíz, nueces. Fréderick recoge colores, rayos de sol, palabras para pasar el frío invierno.
Y no es hasta el final cuando nos damos cuenta de que el ser humano necesita algo más que comida para alimentarse. Necesita semillas para alimentar el cuerpo, pero ¡ay! ¿y el alma? ¿Quién alimenta el alma? Frederick sacará sus provisiones y dirá: "Cerrad los ojos". Y recordará la cálida primavera con sus colores y el refrescante sonido del arroyo. Y sus hermanos le pedirán que saque sus palabras y Fréderick recitará poemas y contará historias, que calentarán la cueva y los corazones de su familia hasta que venga la primavera.
Finalmente todos exclamarán: "Fréderick, eres un poeta". Y él, tímidamente, asentirá.
Lo más gratificante es que Fréderick se publicó por primera vez en 1963 y, desde entonces, se ha seguido leyendo y leyendo todos los años por niños de todo el mundo. Eso sí que es un best-seller.
Llenemos este mundo de poetas que nos hagan olvidar el hambre y la sed, que nos calmen el espíritu, y que nos den el calor que necesitamos.
He elegido un fragmento del final del cuento: la poesía que declama el ratoncito subido a una roca.

 ¿Quién esparce los copos de nieve?
¿Quién derrite el hielo?
¿Quién estropea el tiempo?¿Quién lo hace bonito?
¿Quién hace brotar en Junio la cuarta hoja de trébol?
¿Quién nubla la luz del día? ¿Quién enciende la luna?
Cuatro ratoncitos de campo, que viven en el cielo.
Cuatro ratoncitos de campo, como vosotros...y yo.
Uno es Ratónprimavera, que danza en el aguacero.
Viene entonces el Verano, y pinta en las flores.
Otoñoratón le sigue, con trigo y castañas.
Y el último es Invierno. con fríos piececitos.
¡Tenemos suerte de que las estaciones sean cuatro!
¡Pensad en un año con una de menos...o una de más!
Cuando Frederick terminó, todos le aplaudieron.
"Pero, Frederick, le dijeron."¡Tú eres un poeta!"
Fredrick se ruborizó, hizo una reverencia y dijo tímidamente: "Ya lo sé."

Os dejo una presentación del cuento y un vídeo, en inglés, del mismo. Disfrutadlo.

Frederick
View more documents from Merimimi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada