jueves, 26 de abril de 2012

Te regalo mi placer: Alba nos regala "Sobre la felicidad. Sobre la brevedad de la vida" de Séneca

Séneca por Rubens
Volvemos a recomendaros un nuevo libro que, en este caso, ha leído Alba, alumna de Nivel II La Cabrera. Es una obra de Séneca, autor cordobés del siglo I. Se trata de:

Sobre la felicidad.Sobre la brevedad de la vida.

Es un importante tratado sobre la reflexión de la felicidad y la vida. Alba destaca los siguientes fragmentos.

       ¿Por qué nos quejamos de la naturaleza? Ella se comportó admirablemente: la vida si se sabe utilizar es, larga. A muchos los entretiene una insaciable avaricia: éste se siente arrastrado por las constantes dificultades que encuentra en unos trabajos sin sentido; otro se embrutece con el vino; aquél se duerme en la pereza; a ése lo cansa su ambición siempre pendiente del juicio de los demás; algunos guiados por un incontenible deseo de negociar, dan la vuelta por toda la Tierra y recorren todos los mares con la única obsesión del lucro.
          La pasión por las armas arrastra a cierta clase de hombres, que nunca tienen en cuenta los peligros ajenos, ni se preocupan por los suyos; los hay que se consumen en una esclavitud voluntaria, dejándose llevar por una veneración hacia sus amos. La mayor parte de aquellos que no saben dónde van, se dejan influir por pareceres diferentes y una inconstancia, siempre voluble y descontenta consigo misma, los zarandea por todas partes. A otros nada a donde puedan dirigir sus pasos les satisface, y decaídos  y marchitos, se ven sorprendidos por la muerte de tal manera que no dudo sea verdad aquello que dijo el más grande de los poetas a modo de oráculo: 
             *Exigua pars est vitae,quam nos vivimus*
        *Una mínima parte de la vida es la que nosotros vivimos*
        Porque realmente es cierto que toda su duración no es vida, sino tiempo. Por todas partes estamos rodeados de vicios que nos atacan y que no nos dejan levantarnos, ni volver nuestros ojos hacia la contemplación de la verdad: antes bien nos mantienen hundidos y clavados en las pasiones. Jamás se les permite recurrir a sí mismo, si es que por casualidad se les llega algún descanso: sigue fluctuando, como sucede en lo profundo del mar, en donde continua el movimiento, aun después de haber cesado los vientos; así pues, tampoco a ellos les llega la calma, obligándoles a separarse de sus pasiones.Piensa tú que solamente hablo yo de aquellos cuyos defectos están a la vista de todo el mundo: pon tus ojos en esos a cuya felicidad se recurre; ellos mismos se ahogan en sus propios bienes. ¿A cuantos no les son pesadas sus riquezas? ¿Se pueden contar si quiera aquellos a quienes les costó su sangre esa misma elocuencia con la que trataban de dar a conocer su inteligencia en un esfuerzo continuado? ¿No son muchísimos los que sufren angustias en medio de sus constantes placeres? ¿A cuántos no ha dejado un instante la libertad aquella multitud de clientes que los agobia? 
       Recorre, finalmente, todas las clases sociales, desde la más baja, hasta la más elevada: uno cita a juicio, el otro se presenta, esté peligra ése defiende, y aquel sentencia. Nadie se preocupa de sí mismo: cada uno se va acabando, preocupándose de los otros. Pregunta sobre aquellos cuyos nombres son más conocidos: observaras que se distinguen por estas cualidades <Éste es admirador de aquél, aquél es admirador del otro, nadie de si mismo.>
       Además la indignación de algunos es lo más ridícula: se quejan del desprecio que les hacen los superiores, porque no los encuentran desocupados, ni dispuestos a recibirlos cuado ellos quieren.¿Se atreverá nadie a quejarse de la soberbia de los demás, cuando él mismo se halla libre jamás para preocuparse de sí mismo? Aquel superior tuyo, sin embargo, sea el que fuere, admito que te recibiera con cara de pocos amigos, pero se dignó mirarte alguna vez; aquel dejó libres sus oídos para escuchar sus palabras; aquél te admitió a su lado, en cambio, tú jamás te has dignado volver la mirada para ver lo que pasaba dentro de ti mismo, ni escuchaste siquiera.

Alba Blasco, hace nos comenta qué le ha parecido el libro:

      De brevitate vitae es un texto escrito por el filósofo romano Séneca en el año 55 d.C. Séneca aconseja que no se debe perder el tiempo en investigar asuntos que en realidad carecen de importancia y, sin embargo, sí se debe aprovechar bien el tiempo propio.
     Para evitar que la vida parezca breve, hay que intentar no estar ocupados, pues como dice el propio filósofo hispano "[...] mientras tú estás ocupado huye aprisa la vida [...]".
     Un libro para leer y reflexionar sobre el hombre… de aquellos tiempos… y aspectos de la vida que aún se ven reflejados en la sociedad actual.

Para saber más sobre el autor y la obra tenéis estos enlaces:
1. Wikipedia, sobre vida y obra de Séneca
2. Podéis leer el libro completo en esta página de Google
3. Enlace con la página de la biblioteca virtual de AndalucíaEn ella se hace un repaso sobre la vida de Séneca y una reflexión sobre la obra que estamos tratando.
Espero que os haya sido interesante esta aportación de Alba y la disfrutéis mucho.  

jueves, 19 de abril de 2012

Caligrama docente: Pasión por enseñar

 








Llegamos a las Vanguardias y, como siempre, sorprenden los caligramas de Apollinaire. Propongo crear unos cuantos - que unas semanas estarán en una entrada de este blog -, pero tengo como una desazón... Creo que quedará más claro, si mi trabajo sirve de ejemplo.
Entonces, pienso en qué y sobre qué hacer mi caligrama. Y, por supuesto, con las noticias sobre "ajustes" - ¡qué eufemismo vergonzoso! - tan cercanas, no me falta la inspiración. 
Ayer, una de las educadoras de mi hija pequeña, Minerva, cuando comentábamos la difícil situación que nos espera cuando aumenten el número de alumnos en las clases, me dijo: "Esas decisiones las toman porque no saben lo que es estar con 25 niños pequeños en un aula". Y mi inspiración hizo "ding". Pues voy a explicárselo. 

Este es el objetivo de mi "Caligrama docente: Pasión por enseñar". Decirles lo que vivimos y sentimos: lo apasionados que estamos por nuestro trabajo.

El caligrama en vídeo os lo dejo a continuación, aunque la calidad, si se amplía la pantalla, deja mucho que desear. Mis clases de esgrima con el blog, en este aspecto, han llegado a un punto desconocido para mí hasta ahora. Si alguien puede echarme un cable para mejorar dicha calidad y, así, mejorar el vídeo, se lo agradecería sobremanera.


video